Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Sudáfrica: Muerte por monocultivos de eucalipto

Varias de las plantaciones de pino de la empresa Sappi que rodean la fábrica de celulosa Ngodwana, han sido convertidas a eucaliptos sin autorización alguna. Los datos obtenidos a lo largo de más de 75 años demuestran que los eucaliptos utilizan entre un 30 y un 50% más de agua que los pinos. La biomasa ha provocado una demanda creciente de eucaliptos.

Fábrica Ngodwana de Sappi en la provincia de Mpumalanga, Sudáfrica. Foto: PapNews

La multinacional South African Pulp and Paper Industries (Sappi) inició sus actividades en 1936 en Sudáfrica. Ahora se ha extendido a todo el mundo. Sappi Southern Africa tiene en funcionamiento cinco fábricas y tiene acceso a 529.000 hectáreas de plantaciones.

En 2014 se instaló una nueva fábrica para expandir la fábrica de pulpa Ngodwana de Sappi, ubicada a orillas del río Elands, aproximadamente a 50 km al oeste de Mbombela, la capital de la provincia de Mpumalanga, Sudáfrica.

Esta fábrica de pulpa se estableció en 1965 y durante las últimas décadas se le realizaron diversas mejoras, principalmente destinadas a aumentar la capacidad de producción de celulosa y papel de periódico.

Debido a la disminución mundial de la demanda de papel de impresión y escritura, la empresa decidió diversificar su capacidad de producción desarrollando el proyecto “GoCell” en la fábrica de Ngodwana, con el objetivo de producir lo que se denomina “Celulosa Especializada”. Como explica Sappi en un comunicado de prensa, “La celulosa especializada es una fibra renovable natural muy solicitada, con una amplia gama de usos en las industrias textil, de bienes de consumo, alimentaria y farmacéutica”. (1) El proyecto se presentó al público por primera vez en 2012.

Tradicionalmente, en Sudáfrica, la producción de pulpa y papel requiere principalmente de la fibra del pino, por lo que la mayoría de los llamados “bosques” de Sappi de la zona consisten en plantaciones de pinos. Sin embargo, la producción de celulosa también se puede producir a partir de la fibra de eucalipto y es por eso que Sappi planea convertir varias de sus plantaciones de pino en plantaciones de eucalipto.

Además, Sappi tiene una participación del 30% en una unidad de energía de biomasa de 25 MW de la fábrica Ngodwana, que se enmarca en el programa del gobierno de Sudáfrica de Productores Independientes de Energía Renovable (REIPPP, por su sigla en inglés). En este programa, el Departamento de Energía de Sudáfrica adquirirá 27 nuevos proyectos, allanando el camino para significativas inversiones futuras en la industria de las energías renovables. Se espera que esta unidad de energía de biomasa contribuya a la red nacional en 2020. El proyecto utilizará biomasa de las plantaciones circundantes. (2)

Más plantaciones, menos agua

Sudáfrica es una región con estrés hídrico. Las áreas donde se han establecido plantaciones en su mayoría se encuentran en las zonas de mayores precipitaciones, significativamente en la región de la “escarpa” o “cinturón de niebla”, donde la meseta esteparia alta del veld desciende hacia el Lowveld (bajo veld), donde el promedio de las precipitaciones habitualmente es superior a 700 mm por año.

Pero en los últimos años el promedio de precipitaciones de la zona se redujo significativamente. Algunas áreas de la región escarpada recibieron menos de 550 mm de lluvia. Los modelos de cambio climático predicen para un futuro próximo una disminución adicional del 60% en el flujo de corrientes para esta parte oriental del sur de África. Es imperioso que cualquier actividad realizada en la zona tenga en cuenta la alta probabilidad de que haya mucha menos agua disponible, y por lo tanto se planifique adecuadamente.

El elevado consumo de agua de las plantaciones madereras ha sido un tema polémico durante muchos años en Sudáfrica. Ya en 1915, los pequeños agricultores se quejaban del impacto que tenían las plantaciones de pino, y especialmente las de eucalipto, en las fuentes y cuencas hídricas. Las plantaciones establecidas en las zonas elevadas de captación de agua son las que tienen el primer acceso a las lluvias. En algunos casos, esto provoca que drene muy poca o incluso nada de agua al sistema fluvial de más abajo. La falta de caudal de los ríos a menudo afecta a las comunidades más vulnerables, que dependen de la agricultura a pequeña escala y de los recursos naturales disponibles.

Las plantaciones madereras tienen principalmente árboles exóticos, como pinos y eucaliptos. Estos árboles son “de hoja perenne” y consumen toda el agua disponible. La mayoría de los árboles autóctonos son de hoja caduca y pierden sus hojas durante los meses secos del invierno, lo que hace que haya más agua disponible para otras partes del ecosistema. Por esta razón, los árboles de eucalipto se denominan árboles “egoístas”, ya que utilizan agua constantemente, incluso cuando hay poca agua disponible para sostener el medio ambiente integrado.

En 1935 se celebró en Sudáfrica la Conferencia Forestal del Imperio Británico. Debido a las numerosas reclamaciones de los pequeños agricultores sobre el uso cada vez mayor del agua en la industria de las plantaciones, se inició una serie de “experimentos acoplados de captación de agua” para verificar el consumo de agua de estas plantaciones. Estos experimentos se llevaron a cabo en varias partes de Sudáfrica y demostraron que el uso de agua de las plantaciones madereras es muy significativo. También demostraron que los eucaliptos utilizan entre un 30 y un 50% más de agua que los pinos. Los datos obtenidos se utilizaron para redactar los reglamentos que rigen el establecimiento de plantaciones para madera en Sudáfrica, así como las directrices para la concesión de licencias.

Las plantaciones para madera son el único cultivo de secano de Sudáfrica que se clasifica como “Actividad de reducción del caudal de los arroyos”. Por lo tanto, se requiere una “licencia de uso de agua” para el establecimiento de ese tipo de plantaciones. La licencia se otorga o deniega dependiendo de la disponibilidad de agua en cada cuenca en particular. La provincia de Mpumalanga fue declarada “sobre adjudicada” en términos de asignación del uso de agua para plantaciones para madera, y durante los últimos años no se han considerado ni aprobado nuevas solicitudes de licencia para plantaciones madereras.

Los forestales madereros pueden pasar de un género a otro, como de pino a eucalipto, pero solo si se ha solicitado y aprobado una revisión de las condiciones de la licencia. Debido al mayor uso de agua que hacen las plantaciones de eucalipto, éstas solo se pueden plantar en áreas más pequeñas para permitir cierta retención de agua en las áreas restantes.

De plantaciones industriales de pinos a eucaliptos

A lo largo de 2020, las y los residentes han expresado su preocupación por la conversión de plantaciones de pinos a eucaliptos. Al parecer, varias zonas de plantaciones de pinos pertenecientes a Sappi ya se han convertido a plantaciones de eucaliptos sin autorización alguna. Algunas otras empresas locales de plantaciones, como la estatal SAFCOL, también planean convertir sus monocultivos a eucaliptos.

Los residentes están preocupados principalmente por el creciente uso del agua que hacen los árboles de eucalipto, ya que este árbol también tiene períodos de restablecimiento y rotación más rápidos. Este modelo extractivo de producción de biomasa de alto impacto supondrá una carga aún mayor sobre un entorno ya estresado.

Es sabido que varias plantaciones madereras en los alrededores de la fábrica Ngodwana ya han sido convertidas. Las empresas madereras, incluida Sappi, no solicitaron una revisión de sus licencias para el uso de agua, ni redujeron las zonas plantadas para compensar el mayor uso de agua. En respuesta a las inquietudes planteadas por varios residentes, un representante de ‘Forestry South Africa’, la asociación industrial que representa a Sappi y a otras empresas de plantaciones, realizó una presentación ante la IUCMA (Autoridad de Gestión de la Cuenca de Inkomati Usuthu), en la que afirmó que no es necesario revisar la licencia de uso de agua. La razón aducida fue que la diferencia entre el uso de agua que hacen los eucaliptos y la que hacen los pinos supuestamente era “estadísticamente insignificante”. Esta afirmación fue engañosa ya que el estudio citado se centró principalmente en la evapotranspiración. No se discutieron cuestiones vitales como el impacto en las napas subterráneas de agua y se descartaron los valiosos datos obtenidos a partir de más de 75 años de experimentos acoplados de captación de agua.

En contraste, las autoridades gubernamentales insisten que sí se debe solicitar una revisión de la licencia de uso de agua, y de haber una conversión de pinos a eucaliptos (que consumen más agua), se debe plantar una superficie más pequeña en compensación.

Las autoridades gubernamentales aún están evaluando la situación. Se presentó una reclamación formal ante la certificadora FSC, que sigue certificando a Sappi a pesar de las irregularidades. De acuerdo con el Principio 1 del FSC, las plantaciones para madera deben observar lo dispuesto por la ley. Como todo indica que la conversión de las plantaciones a monocultivos de eucalipto se produjo sin la debida autorización, la certificación FSC de Sappi debe detenerse.

Los ríos están sometidos a un estrés severo. Hay menos precipitaciones. Gran parte del paisaje de la región se ha transformado en plantaciones de monocultivos industriales, que constantemente acaparan los recursos hídricos disponibles. Los pastizales biodiversos han reducido su capacidad de retención de agua y suelo y se ha producido un aumento drástico de la sedimentación de numerosos ríos locales, con un impacto grave en la fauna y flora acuáticas. Esto, indudablemente, tiene impactos severos y perjudiciales para quienes se han enfrentado a la expansión de estas plantaciones por décadas.

Convertir monocultivos a plantaciones de eucalipto a gran escala y sin la debida autorización es – como mínimo- una irresponsabilidad, y puede conducir a un mayor empobrecimiento del potencial de la región. El agua es el recurso más preciado, sin el cual no es posible la subsistencia. La industria maderera debe darse cuenta de que las ganancias y el crecimiento tienen sus límites, los cuales han sido sobrepasados durante mucho tiempo en este frágil entorno del sur de África.

Philip Owen
GeaSphere África

Por más información pueden ver el artículo (en inglés) de NewFrame:
https://www.newframe.com/big-timber-accused-of-unauthorised-tree-switch/
www.facebook.com/geasphere

(1) Sappi, Sappi Ngodwana Mill’s Specialised Cellulose expansion bodes well for future growth, 2014
(2) Sappi, Biomass-derived energy project at Ngodwana Mill, South Africa