Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Plantar: el Banco Mundial reconoce haber difundido acusaciones falsas

Descrito por los analistas del mercado de carbono como un “desastre de relaciones públicas”, el proyecto Plantar del Fondo Prototipo de Carbono (PCF, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial sigue abonando la impresión de que “ningún crédito de carbono” es un “crédito de carbono” bueno. En una “Nota sobre el Proyecto Plantar del PCF”, el Banco Mundial reconoció recientemente como falsas las acusaciones de la compañía brasileña de plantaciones Plantar S.A. sobre firmas falsificadas en la primera de una serie de cartas de la sociedad civil brasileña que describen los problemas del proyecto de sumideros de carbono de la compañía. Si bien los grupos brasileños expresaron su satisfacción por la declaración, la nota del Banco Mundial no incluye ninguna señal de que esto signifique que se hayan modificado los procedimientos de verificación de la información que proporcionan los proponentes del proyecto.

Las organizaciones y movimientos brasileños también objetaron la propuesta del Banco Mundial de basarse en una investigación del Consejo de Manejo Forestal (FSC, por sus siglas en inglés) sobre el proyecto Plantar (las plantaciones de Plantar están también parcialmente certificadas por el FSC), en lugar de llevar a cabo su propia investigación respecto de las acusaciones de las ONGs sobre la intimidación que sufrieron las comunidades en relación con el proyecto del PCF, como se anunció el 6 de junio de 2003.

“Lamentamos su resistencia a discutir ‘temas de tan amplio alcance’, contradiciendo así las iniciativas de su Banco de contribuir al debate sobre ‘desarrollo sustentable’ en Brasil. Sabemos que el lema del PCF es ‘aprender haciendo’. En este sentido, si el proyecto Plantar pretende ser una práctica para conocer mejor los proyectos que involucran monocultivos en gran escala de árboles, es de fundamental importancia comprender el contexto de un proyecto de este tipo a nivel regional, nacional e internacional, además de comprender sus consecuencias sociales, culturales, económicas y ambientales en el país donde se implementa el proyecto. Por lo antedicho, queremos plantear las siguientes propuestas:

1) Que el diálogo entre el Banco Mundial y nosotros sea directo, sin participación de la certificadora SCS, el FSC-Brasil o Plantar.

2) Que se realice una reunión entre el Banco Mundial y los firmantes de esta carta, una posibilidad admitida en alguna oportunidad por el propio Banco; aceptamos incluso que no todos los firmantes estén presentes en esta reunión, pero no aceptaremos de ninguna manera que la conversación se realice entre el Banco y solamente algunos pocos firmantes de las cartas. El orden del día de esta reunión debería incluir los temas planteados en las distintas cartas que hemos enviado al Banco.

3) El Banco Mundial debería hacer su propia evaluación del proyecto, en forma independiente; alertamos que el miedo y la inhibición que sienten los trabajadores y las comunidades en presencia de la compañía hace necesario que las visitas de campo se hagan sin que estén presentes representantes de la compañía; estamos dispuestos a acompañar al personal del Banco en esas visitas”.

Ahora el Banco tiene la palabra. Demostrar que “aprender haciendo” es algo más que palabras huecas del PCF exigirá un esfuerzo mucho más genuino para abordar las preocupaciones planteadas por las organizaciones brasileñas, que el que ha mostrado el Banco hasta ahora.

Para seguir el proceso de la historia de Plantar, consulte la sección “Los archivos del carbono” en el Boletín del WRM.

El texto completo (en inglés) de la “Nota sobre el Proyecto Plantar del PCF” del Banco Mundial está en el sitio http://www.prototypecarbonfund.org
La 4ta carta de los grupos de la sociedad civil brasileña al PCF se puede descargar de los sitios http://www.sinkswatch.org y http://www.cdmwatch.org

Por: Jutta Kill, SinksWatch, correo electrónico: jutta@fern.org , http://www.sinkswatch.org