Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Arbaro Fund: más dinero, ¿más conflictos?

La compañía planea una expansión de 75.000 hectáreas de plantaciones industriales de árboles en siete países del Sur global: Sierra Leona, Ghana, Uganda, Etiopía, Perú, Ecuador y Paraguay.

Este folleto describe quién está detrás de Arbaro Fund. También alerta que la empresa se apropiará de las tierras ya utilizadas para agricultura campesina. Es probable que esto provoque conflictos por el acceso a la tierra y contaminación del agua como resultado del uso de agrotóxicos en las plantaciones.

>>> Descárgalo aquí para leer en pantalla

>>> Descárgalo aquí para imprimir (dos páginas por hoja A4)

En febrero de 2020, una compañía llamada Arbaro Fund recibió 25 millones de dólares del Fondo Verde para el Clima para la expansión de plantaciones industriales de árboles en siete países del Sur global. Antes de solicitar esos 25 millones de dólares, Arbaro ya había obtenido 60,2 millones de dólares, 30 millones de los cuales provienen de bancos públicos (“bancos para el desarrollo”). Con los 25 millones de dólares de dineros públicos del Fondo Verde para el Clima, Arbaro espera asegurar aún más dinero en el futuro y establecer plantaciones industriales de árboles en 75.000 hectáreas distribuidas en Sierra Leona, Ghana, Uganda, Etiopía, Perú, Ecuador y Paraguay.

En Sierra Leona y Ghana, Arbaro ya participa en el negocio de las plantaciones industriales de árboles a través de la asociación con una empresa llamada Miro Forestry Developments Ltd (del Reino Unido). En Paraguay, Arbaro Fund controla una empresa de plantación de árboles llamada Forestal Apepú SA. El cofundador de Arbaro, una empresa llamada Unique, también dirige un proyecto de plantación de eucaliptos a gran escala en Paraguay, a través de la inversión en una compañía llamada PAYCO.

Cuando Arbaro Fund solicitó el dinero del Fondo Verde para el Clima, solo nombró a los países donde pretende invertir. Esto sugiere que la compañía aún no ha asegurado la tierra. También significa que la compañía aún está decidiendo con qué empresas plantadoras ya existentes trabajará para expandir las zonas de plantación que ya existen en esos países.

Las comunidades afectadas por las plantaciones industriales de árboles a menudo advierten que es más fácil detener las plantaciones y evitar los conflictos que causan antes de que los árboles se planten. Afirman que una vez que las plantaciones ya están establecidas, es mucho más difícil deshacerse de ellas.

Por lo tanto, éste es un momento importante para las organizaciones de las comunidades y activistas de los países que Arbaro ha identificado como destino para sus inversiones. Deben estar alertas cuando los consultores vengan a buscar tierras, comiencen a hablar de “restaurar tierras comunitarias degradadas” y visiten a líderes comunitarios para presentar sus propuestas.

>>> Descárgalo aquí para leer en pantalla

>>> Descárgalo aquí para imprimir (dos páginas por hoja A4)