Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

¿Es la coordinación el mayor problema que enfrenta REDD en Brasil? Depende de a quién se le pregunte y qué se le pregunte

articulacaoPor Chris Lang

18 de agosto de 2015

“La cuestión fundamental para todos los países REDD+ es encontrar la forma de dejar de hacer lo mismo de siempre y garantizar la sostenibilidad. Ése es el principal desafío”.

Ese comentario en cierta medida obvio proviene de María Fernanda Gebara, consultora de CIFOR y proveniente de la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres. Ella fue parte de un equipo que elaboró un reciente informe de CIFOR referido a REDD+ en Brasil: The REDD+ Governance Landscape and the Challenge of Coordination in Brazil.

El informe, escrito por Leandra Fatorelli, Maria Fernanda Gebara, Peter May, Shaozeng Zhang y Monica Di Gregorio, puede descargarse aquí.  Se basa en parte en un cuestionario y entrevistas a 56 representantes institucionales del gobierno, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, instituciones de investigación, organizaciones del sector privado y donantes.

El informe concluye que las tres primeras cuestiones clave que deben abordarse para la instrumentación de REDD en Brasil son: la coordinación entre la sociedad civil, el gobierno y el sector privado; las contradicciones entre las políticas forestales y otras políticas; y la falta de aplicación de la ley. Si bien el informe es interesante y vale la pena leerlo, excluye las opiniones de la sociedad civil que se oponen a REDD en Brasil.

REDD necesita políticas intersectoriales

La implementación de REDD en Brasil (como en cualquier otro país) no ocurre sobre una tabla rasa. Ya hay políticas y medidas destinadas a reducir la deforestación, incluido el Plan de Acción para la Prevención y el Control de la Deforestación en la Amazonia y el Cerrado, el Código Forestal revisado de 2012, y el Plan Nacional sobre el Cambio Climático, entre otros.

Estas políticas y otras medidas (la implementación del Código Forestal de 1965, y la moratoria a la deforestación en los sectores sojero y ganadero) permitieron una enorme disminución de la deforestación en Brasil.

La información de CIFOR señala que la reducción de la deforestación implica abordar las causas de la deforestación desde una gama de sectores, no solamente las operaciones de madereo del sector forestal y las plantaciones de árboles para madera y celulosa. Las plantaciones industriales (para soja, azúcar, aceite de palma), la ganadería y la infraestructura a gran escala (carreteras, represas hidroeléctricas, minas) se encuentran entre los otros sectores que también deben ser abordados. Y la principal conclusión del informe de CIFOR es que para ello se requiere coordinación.

El informe señala que REDD “requiere políticas intersectoriales bien integradas”. Pero los investigadores encontraron que en Brasil “las políticas todavía tienden a estar desconectadas entre sí, a pesar de que están insertas en escenarios de políticas potencialmente conectadas”.

Pero una pregunta en la que aparentemente los investigadores de CIFOR no repararon es si Brasil estaría mejor sin REDD. (Después de todo, la deforestación comenzó a disminuir en Brasil en 2004, antes de REDD. Y en los últimos dos años, las tasas de deforestación han estado subiendo nuevamente – en gran parte debido a que la revisión del Código Forestal en 2012 debilitó la Legislación.)

Falta de coordinación en materia de REDD

En 2013, Brasil elaboró un borrador de Estrategia Nacional para REDD+. El informe de CIFOR señala que el proyecto

describe objetivos claros de coordinación y gobernanza, tales como integración, convergencia y coordinación entre instrumentos (de políticas públicas) y estructuras de gobernanza (es decir, a escala nacional, estatal y local) para reducir la deforestación.

Se supone que la Entidad Nacional REDD+ funciona con dos organismos de coordinación clave para llevar a cabo la estrategia nacional REDD de Brasil: el Grupo Permanente de Trabajo Interministerial para la reducción de las tasas de deforestación de la Amazonia Legal (GPTI); y el Comité Interministerial sobre el Cambio Climático (CIM).

Cabía esperar que estos organismos hubieran estado ocupados desde que se elaboró el borrador de la Estrategia Nacional. Pero no. El CIM no se reunió en absoluto en todo 2014. El grupo ejecutivo del CIM sólo se reunió dos veces en 2014. El GPTI no se ha reunido desde 2008.

Los autores de CIFOR escriben que,

La creación de nuevos organismos para resolver las cuestiones de REDD+ u otros problemas del cambio climático sólo ayudará a alcanzar los objetivos en materia de cambio climático si hay una coordinación y colaboración sostenida con ese fin. Para lograr resultados importantes, esos esfuerzos requieren recursos tales como dinero, tiempo y capital humano y político.

El borrador de la Estrategia REDD+ no proporciona detalles acerca de cómo podría hacerse la coordinación entre los actores gubernamentales, y entre el gobierno, la sociedad civil y el sector privado.

Cuestiones importantes con REDD

Los participantes del estudio de CIFOR estuvieron de acuerdo en que los siguientes aspectos son “cuestiones importantes” (las cifras son el porcentaje de las personas que escogieron esa afirmación como un “desfío importante”):

* necesidad de una coordinación más eficaz entre la sociedad civil, el gobierno y el sector privado (86%)

* contradicciones entre las políticas forestales y otras políticas (80%)

* falta de aplicación de la ley (77%)

* falta de información sobre la tenencia de la tierra (75%)

* necesidad de abordar la deforestación sin comprometer los objetivos de desarrollo (75%)

* falta de conocimiento sobre REDD+ de las partes interesadas (75%)

* necesidad de llegar a un consenso sobre los planes de manejo forestal y de uso de la tierra (73%)

De esas cuestiones, sólo una es específica de REDD. Todas las demás serían problemas de todos modos aunque Brasil no implementara REDD. Otros temas que los participantes consideraron  como dificultades relacionadas con REDD fueron la falta de instituciones formales para REDD, la necesidad de un “enfoque anidado para REDD” [un marco conceptual para estructurar mecanismos de incentivos vinculados a REDD], y la necesidad de definir quiénes son los beneficiarios de la compensación de REDD+. Una forma de resolver estos problemas ¿no sería acabar con REDD y centrarse en las políticas para detener la deforestación?

Patrones del trabajo en red con REDD

El equipo de investigación de CIFOR también analizó los patrones del trabajo en red, estudiando qué organizaciones comparten información entre sí y cuál colaboró ​​con las demás en materia de REDD.

Entre los resultados figura el hecho de que el Ministerio de Medio Ambiente de Brasil, que supervisa la política nacional, está muy bien conectado con las redes tanto de información como de colaboración. Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores, que conduce la participación de Brasil en las negociaciones de la ONU, no está tan bien conectado con la red de información y está desconectado de la red de colaboración.

El estudio reveló que el sector privado no fue parte del debate sobre REDD en Brasil:

Los actores del sector privado, uno de los principales motores de la deforestación y la degradación de los bosques, están en gran medida ausentes del escenario de las políticas REDD+, y los pocos que sí participan están relativamente aislados de otros actores de las políticas REDD+.

Pero las ONG juegan un papel clave en las redes de información y colaboración:

Varias organizaciones se destacan como actores y/o mediadores centrales de las redes de información y colaboración. En ambas redes, la mitad son ONGs. La mayoría de las organizaciones no gubernamentales también están conectadas directa o indirectamente entre sí. Este resultado subraya la importancia de las ONG nacionales a la hora de facilitar los flujos de información y la colaboración.

¿La sociedad civil crítica de REDD queda excluida?

El papel de los dinámicos movimientos de la sociedad civil de Brasil que son críticos de REDD, o que directamente se oponen a REDD, no figuran en el estudio de CIFOR.

Quienes participaron en el estudio de CIFOR pudieron elegir de una lista de temas importantes con relación a REDD. Sin ver la lista completa, no sabemos si uno de los temas era la necesidad de reducir la deforestación sin negociar créditos de carbono forestal (que permitirían que la combustión de combustibles fósiles continuara en otro lugar, que no resolverían el cambio climático y que por lo tanto aumentarían el riesgo de que la Amazonia se perdiera, convertida en humo).

Tampoco sabemos cómo fueron seleccionadas las organizaciones que participaron en el estudio. Le envié a los autores del informe de CIFOR las cuatro preguntas siguientes (y una corrección) y  publicaré su respuesta cuando la reciba:

1      El Informe de CIFOR sobre “REDD+ Governance Landscape” en Brasil parece excluir las opiniones de muchos representantes de la sociedad civil brasileña que son críticos o se oponen a REDD. ¿Cómo fueron seleccionadas las organizaciones que participaron en el estudio?

2      El Informe incluye una lista de temas que los participantes del estudio reconocieron como importantes. ¿Podría por favor proporcionar una lista completa de los temas que se presentaron a quienes participaron en el estudio? ¿Cuándo se llevó a cabo esa parte del estudio?

3      ¿Por qué el equipo de investigación no consideró la posibilidad de que los bosques y la gente de Brasil podrían estar mejor sin REDD, dado que las tasas de deforestación en Brasil cayeron a partir de 2004, es decir, antes de que comenzara REDD?

4      Amigos da Terra Amazonia Brasileira aparece en el estudio como una de las organizaciones internacionales en las redes de información y colaboración en materia de REDD (el hecho de que no esté en ninguna de las dos redes plantea el interrogante de por qué está en la lista). Amigos da Terra Amazonia Brasileira es una ONG brasileña. Lamentablemente parece que el equipo de investigación se confundió con el hecho de que la organización de Roberto Smeraldi utiliza las palabras “Amigos de la Tierra” en su nombre. Pero lo cierto es que la organización de Smeraldi no es miembro ni es aliado de Amigos de la Tierra Internacional. Pero al menos un miembro del equipo de investigación es plenamente consciente de ello. Peter May fue Director Asociado de Amigos da Terra Amazonia Brasileira de 2005 a 2012.

5      ¿Por qué las siguientes organizaciones (y otras que son críticas de REDD) no fueron incluidas en el estudio: Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra, Federação de Órgãos para Assistência Social e Educacional (FASE), Vía Campesina, Carta de Belem, Amazonlink, Movimiento Mundial por los Bosques (WRM), Terra de Direitos, o el  Conselho Indigenista Missionário (CIMI)? Ah, y los verdaderos Amigos de la Tierra, Brasil.

Por supuesto, no sabemos si esas organizaciones hubieran querido participar en este tipo de estudio. Pero sería interesante saber si les pidieron. Así las cosas, el informe de CIFOR excluye silenciosamente una parte esencial del debate sobre REDD en Brasil.