Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

La tarjeta de crédito biodegradable de Sustain:Green, las zapatillas de “aire” de Nike, y créditos de carbono que nadie quiere comprar

Sustain_GreenPor Chris Lang

26 de mayo de 2015

“Las tarjetas de crédito que ayudan al planeta”. Ése es el argumento de venta de una empresa llamada Sustain:Green. Con la nueva tarjeta de crédito biodegradable de la empresa, usted puede “combatir el cambio climático”, “financiar la preservación de la selva”, y “reducir su huella de carbono”.

¿No suena genial? El argumento de venta de la empresa no dice nada acerca de reducir el consumo. Nada acerca de que reduzca sus emisiones. Y nada acerca de que las empresas o los gobiernos deben rendir cuentas, y tampoco hace campaña para mantener a los combustibles fósiles bajo tierra.

Por usar la tarjeta por primera vez uno gana 5.000 libras (2.5 toneladas) de compensaciones. Después de eso, Sustain:Green compra 2 libras (907 grs) de compensaciones de carbono por cada dólar gastado con la tarjeta.

El cálculo es de un crédito de carbono por cada 1.000 dólares gastados con la tarjeta de crédito. (Asumiendo toneladas estadounidenses, que equivalen a 2.000 libras por tonelada)

¿Cuánto vale un crédito de carbono?

Como era de esperar, a Ecosystem Marketplace le gusta la tarjeta de crédito de Sustain:Green. En un artículo del mes pasado sobre el lanzamiento de la tarjeta de crédito, Ecosystem Marketplace repite el argumento de venta de Sustain:Green:

Si los consumidores compraran las compensaciones de carbono por separado a través de la tienda de compensaciones de Sustain:Green, una cantidad equivalente de compensaciones de carbono le costaría al consumidor 136 dólares en base al precio de 15 dólares la tonelada de las compensaciones que están a la venta en la tienda online.

La página web de Sustain:Green no dice dónde están los proyectos que generan sus 15 dólares de créditos de carbono, pero 15 dólares por crédito es bastante caro. En 2013, el precio medio de los créditos voluntarios de carbono era de 4,90 dólares, según consigna el Estado de los Mercados Voluntarios de Carbono 2014, de Ecosystem Marketplace.

Lo que sí sabemos es de dónde provienen los créditos de carbono que están vinculados a la tarjeta de crédito de Sustain:Green: los equipos deportivos de la multinacional Nike. Desde 1971, la empresa había utilizado gas hexafluoruro de azufre (SF6) en las cámaras de aire de las suelas de sus zapatos. El problema con esto es que el SF6 tiene un potencial de calentamiento global 22.200 veces mayor al del dióxido de carbono.

Nike se enteró del problema en 1992, a partir de un artículo sobre el SF6 que salió publicado en una revista ecologista alemana. La reacción inicial de Nike fue no hacer nada. La producción de SF6 de Nike alcanzó un pico cinco años más tarde, cuando era equivalente a las emisiones de aproximadamente un millón de coches.

Pero Nike había comenzado a hacer un seguimiento de su uso del SF6 y para el año 2006 (14 años después de haberse enterado del problema) había sustituido el SF6 de sus zapatos por nitrógeno. En ese proceso Nike logró generar 7.984.006 créditos de carbono. Los créditos se inscribieron en el registro de carbono American Carbon Registry, un proyecto de Winrock International.

Pero resultó difícil encontrar quien comprara los millones de créditos de carbono de Nike. Esto decía en 2011 Steve Zwick, de Ecosystem Marketplace, sobre Nike y el SF6:

Aunque la reducción – y el costo de lograrla – fue sustancial, hay una superabundancia de créditos industriales como los del SF6.

En un intento por alentar a los compradores, Nike anunció que donaría todo el dinero de la venta de los créditos de carbono por el SF6 a proyectos forestales en Brasil. A tales efectos, Nike utilizó algo llamado “Mata no Peito”, al que describe como “una iniciativa de la coalición para apoyar a las organizaciones y comunidades locales para que protejan y replanten bosques en todo Brasil”.

En su página web, Mata no Peito explica que se pueden comprar créditos de carbono directamente a través de Hub Culture o Global Giving. En su página web, Global Giving vende los créditos de carbono de Nike a 5 dólares cada uno.

Mata no Peito tiene este anuncio en su página web:

London Carbon Market se convierte en el primer asociado de Mata no Peito a través la compra de compensaciones vía Hub Culture

Pero este acuerdo ocurrió en 2011. Steve Zwick, de Ecosystem Marketplace, volvió a informar de ello bajo el título: “How Nike Turned Unsold Industrial Credits Into a Forest Bonanza” (De cómo Nike convirtió créditos industriales no vendidos en ganancias para el bosque).

40.000 dólares de ganancia

El 14 de abril de 2015, Mary Grady, Directora del registro de carbono Business Development for American Carbon Registry, hizo una actualización de Mata no Peito en la página web de Global Giving. Grady explica que,

Hasta la fecha, los asociados individuales y empresariales de Mata no Peito recaudaron colectivamente 40.000 dólares y suprimieron 19,5 millones de libras de CO2 de la atmósfera a través de la adquisición de créditos de carbono para compensar su huella de carbono – equivalente a sacar de circulación 1.825 coches durante un año.

La página web de Mata no Peito se registró en agosto de 2010. En octubre de 2012 había recaudado 35.000 dólares. Quedó estancada en 40.000 dólares durante más de un año. Los ingresos globales de Nike en 2014 fueron de 27.800 millones de dólares.

Después de más de cuatro años, Mata no Peito vendió menos de 10.000 bonos de carbono. En su actualización de abril de 2015, Grady añade que en los próximos meses estará anunciando el primer proyecto de Mata no Peito.

¿Quién está detrás de Sustain:Green?

El Director Ejecutivo de Sustain:Green es Arthur Newman. Ecosystem Marketplace lo describe de la siguiente manera:

Arthur Newman trabajó previamente en Wall Street y se dedicó al comercio de derechos de emisión en Estados Unidos y, como ex socio de Carbon Capital Advisors, al uso de las compensaciones de carbono para compensar las huellas de carbono. Newman cita que esta experiencia de trabajo con grandes organizaciones de los mercados de carbono ha sido una inspiración para la campaña con la tarjeta de crédito.

En realidad, de acuerdo a su perfil en LinkedIn, la parte de Wall Street de la carrera de Newman fue entre 1994 y 2001, cuando trabajaba para Gerard Klauer Mattison, entonces Schroders, luego ABN AMRO. Su foco era Internet y las nuevas empresas de comunicación. Supongo que la explosión de la burbuja de las “empresas puntocom” no ayudó mucho a su carrera.

Desde 2002, Newman ha sido el dueño de la empresa de su familia, The Sweet Tooth, que produce especialidades de chocolate. A partir de 2003, Newman trabajó para un “banco de inversión boutique” llamado Halpern Capital. (De acuerdo con los últimos documentos presentados ante la Comisión de Bolsa y Valores, a finales de 2012 Halpern Capital tenía activos por un valor de 280.613 dólares y pasivos por 175.360 dólares. No se trata de uno de los bancos de inversión más grandes, por lo visto.)

La experiencia de Newman en los mercados de carbono viene de su participación en Carbon Capital Advisors, “una firma de asesoría enfocada en las compensaciones de carbono” creada en 2011.

Según Ecosystem Marketplace, la inspiración de Newman para la tarjeta de crédito provino de trabajar con grandes organizaciones en los mercados de carbono. ¿Con qué grandes organizaciones trabajó Newman en Carbon Capital Advisors?

La página web de la empresa no da ninguna pista. De acuerdo con el Formulario ADV de la empresa, presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores el 17 de abril de 2015, Carbon Capital Advisors no tenía clientes en el pasado año fiscal.

Carbon Capital Advisors tiene una cuenta en Climate Action Reserve. La empresa es la titular de la cuenta de un gran número de créditos de carbono en Climate Action Reserve, la gran mayoría de los cuales son cuentas a nombre de personas individuales.

Carbon Capital Advisors es titular de la cuenta de cuatro empresas, ninguna de las cuales yo las describiría como grandes organizaciones (aunque dos de ellas son bastante interesantes):

ECO2.org (106.851 créditos) – registrada en Jersey en mayo de 2013, se disolvió en octubre de 2014.

  1. R. Elvin Consultancy LTD (742 créditos) – registrada en el Reino Unido en enero de 2011. En marzo de 2013 la empresa tenía en el banco 60.086 libras esterlinas.

Windward Capital (500 créditos) – registrada en el Reino Unido en abril de 2012. El Supremo Tribunal de Justicia ordenó su liquidación en febrero de 2015 por engañar a los inversores con afirmaciones falsas y engañosas.

Tricon (67.960 créditos) – Tricon Ventures fue registrada en abril de 2013. En junio de 2013 “keith johnson” dejó un comentario en REDD-Monitor explicando que “también me llamó Stein House tratando de que invirtiera en la empresa de exploración de petróleo Africa New Energies Ltd. con acciones de @10p cada una. El dinero debe pagarse a Tricon Ventures (UK)Ltd.” La página web de Tricon todavía está activa, pero según OpenCorporates el director de la empresa, Cody Cain, renunció en agosto de 2014. Cain también es director de una empresa llamada YC Ventures, que cambió su nombre de Yankee Carbon en enero de 2013. Cody Cain registró la página web yankeecarbon.com en junio de 2012. El 16 de abril de 2015, en el London Gazette se presentó una propuesta para eliminar a la empresa. Yankee Carbon era una de las empresas que figuran en la página web de MH Carbon Nominees como proveedores/custodios de MH Carbon Ltd (uno de los primeros casos de las estafas con créditos de carbono que aparecieron en REDD-Monitor)

Yankee_Carbon