Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

The Nature Conservancy en São Félix do Xingu, Brasil: “Aumentando la desigualdad social”

NCPor Chris Lang

21 de agosto de 2015

São Félix do Xingu es un gran municipio del estado de Pará, Brasil. Desde 2001 ha tenido una de las tasas de deforestación más altas de la Amazonia. Con una superficie de 8,4 millones de hectáreas en las que hay más de dos millones de cabezas de ganado y poco más de 106.000 personas, resulta fácil identificar cuál es el principal motor de la deforestación.

Otras causas de deforestación son los incendios (que forman parte del manejo de los pastizales combinado con una fuerte temporada seca), la especulación inmobiliaria de tierras, la tala ilegal, los caminos ilegales y la minería.

El Programa Piloto REDD+ de Xingu Central es un proyecto creado por The Nature Conservancy (TNC) en un intento por reducir la deforestación en São Félix do Xingu.

El trabajo de TNC en São Félix do Xingu forma parte de una serie de estudios de caso incluidos en el Estudio Comparativo Global de CIFOR sobre REDD+. El informe de CIFOR sobre São Félix do Xingu está disponible aquí y fue producido por Maria Fernanda Gebara.

¿REDD o paisajes sostenibles?

TNC decidió que sólo vendería créditos de carbono del proyecto en un mercado que estuviera regulado en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), “Por los riesgos percibidos de depender del financiamiento de mercados voluntarios de carbono”, escribe Gebara.

Ante la falta de un acuerdo REDD a nivel de la ONU, eso implicó que no hubiera ingresos para el proyecto a partir de los créditos de carbono.

El proyecto recibió financiación del Fundo Vale, del Bank of America, del Fundo Amazonia, de la agencia internacional para el desarrollo USAID (de Estados Unidos), de la iniciativa noruega Norways International Climate and Forest Initiative (NICFI), de la embajada británica, del fideicomiso Charitable Trust Anne Ray y de la Fundación Moore.

Pero TNC ya no describe esto como un proyecto REDD. En una nota al pie, Gebara explica que,

El Programa Piloto Paisajes Sostenibles se llamaba anteriormente Programa Piloto REDD+ de Xingu Central. Debido a la dificultad de los actores locales para comprender el mecanismo REDD+ y a las incertidumbres con respecto a REDD+ a escala internacional, TNC decidió cambiar el nombre del programa.

Gebara explica por qué se sacó el término “REDD” del proyecto de TNC:

Para TNC, a nivel local se malinterpretó la nomenclatura REDD+. A los pequeños agricultores no les interesó demasiado la connotación mercantil de REDD+; a los grandes productores les pareció una oportunidad para obtener ganancias; y a los grupos indígenas les despertó sentimientos contrarios a REDD+. Debido a estos malentendidos, TNC eliminó el término REDD+ del nombre de la iniciativa, a pesar de que en su esencia se mantienen las medidas para reducir la deforestación.

La ley de consecuencias no deseadas

En 2008, el gobierno brasileño añadió a São Félix do Xingu en su lista negra de municipios con las mayores tasas de deforestación. Eso significó que se impidió a los agricultores de São Félix do Xingu acceder al crédito para la ganadería y actividades conexas.

Para salir de la lista negra, los municipios tienen que reducir la deforestación y registrar el 80% de las tierras privadas en el CAR (Catastro Ambiental Rural), el sistema gubernamental de registro de tierras.

A partir de 2009, TNC proporcionó apoyo técnico y financiero para el CAR, con 19 millones de dólares de subvención del Fondo Amazonia y más fondos de USAID y de Fundo Vale. En términos del registro de tierras, el proyecto fue un éxito: más del 80% de los propietarios de tierras privadas se registraron en el CAR.

 

perda florestal

Deforestación (ha)

Pero si bien la deforestación en São Félix do Xingu en su conjunto se redujo, en realidad aumentó en las áreas registradas.

Mirando en retrospectiva, la explicación es obvia. Una vez que el municipio São Félix do Xingu fue retirado de la lista negra, los agricultores pudieron acceder nuevamente a los subsidios del gobierno para actividades de agricultura y ganadería. Utilizaron los subsidios para talar más bosque.

Si bien muchos pequeños agricultores redujeron la deforestación por estar en la lista negra, en 2013 varios de ellos denunciaron a Gebara que no recibieron nada a cambio. En una entrada del blog Forests News de CIFOR, Gebara comenta que,

Les preocupaba lo que podría pasarles. Algunos se quejaban de que corrían el riesgo de morir de hambre porque no habían cultivado suficiente alimento para esa temporada, y otros ya se estaban mudando a otros municipios donde podían cortar suficiente bosque como para cultivar o poner a pastar su ganado.

[. . . ]

La desigualdad social va en aumento, porque los pequeños agricultores están dejando de cortar árboles, lo cual es bueno, ya que son un motor importante de la deforestación en este municipio, pero es malo en términos del impacto social.

TNC no se ha rendido. Está promoviendo la mejora del manejo de pasturas y alternativas a la ganadería, apuntando a lograr que los agricultores cultiven cacao, por ejemplo. En junio de 2014, TNC y el Fondo Brasileño para la Biodiversidad (Funbio) pusieron en marcha el fondo Terra Verde. Se supone que ofrecerá financiamiento en función del desempeño y fondos por adelantado para las medidas destinadas a reducir la deforestación.

¿Lecciones aprendidas?

La página web de TNC sobre el proyecto muestra que TNC no aprendió demasiado de su experiencia en São Félix do Xingu. “Es posible que el desarrollo económico y la protección del medio ambiente vayan de la mano” – éste es un enunciado típico de TNC y de su información color de rosa sobre su proyecto en el municipio.

En enero de 2015, TNC y el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF), del Banco Mundial, elaboraron un informe que analiza las lecciones aprendidas del sistema llamado REDD jurisdiccional. Uno de los proyectos del informe es el proyecto São Félix do Xingu, de TNC.

El informe pone de relieve algunos de los graves problemas que enfrenta REDD. Uno de los más importantes es la idea de que entregar dinero a los gobiernos que conservan sus bosques en pie es en vano:

Las primeras concepciones de REDD+ como un medio para compensar a los países y pagar a los actores sus costos de oportunidad no hacen referencia a la necesidad de transformar el paradigma del desarrollo y pueden perpetuar la dependencia del financiamiento externo.

Pero la parte del informe que analiza el proyecto São Félix do Xingu no menciona las dificultades de los actores locales para comprender REDD, ni la falta de interés de los pequeños agricultores, ni los sentimientos anti-REDD de los Pueblos Indígenas.