Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

La minería de hierro llega a los manglares guatemaltecos

En Guatemala las autoridades gubernamentales continúan promocionando la minería de metales, pese al descontento generalizado en comunidades locales y pueblos indígenas, quienes han realizado una serie de consultas a vecinos y de buena fe, donde ha quedado de manifiesto su total rechazo a esta actividad.

Durante años la minería metálica se  proyectaba y explotaba en las sierras y cadenas montañosas, pero desde hace más de dos años sorprendió la noticia de cuatro licencias que buscaban la exploración y reconocimiento de hierro y otros minerales metálicos en la Costa Sur del país.

Las empresas Tikal Minerals, subsidiaria de Mayan Iron Corp y Firecreek Resources, subsidiaria de G4G, cuentan en total con un área de más de 3.000 kilómetros cuadrados, ambas con autorizaciones y licencias otorgadas por el Ministerio de Energía y Minas. La primera de ellas proyecta su exploración en la zona costera terrestre y la segunda el reconocimiento de metálicos en el lecho marino. Ambas suponen una amenaza brutal hacia los sistemas naturales de la región, pero en especial para el ecosistema manglar.

Los manglares guatemaltecos brindan muchos beneficios para las comunidades locales, quienes obtienen de ellos pesca para la subsistencia y para el comercio, así como colecta de otras especies utilizadas para la alimentación: camarones, jaibas, cangrejos, caracoles, entre otras.

La empresa Tikal Minerals presentó a finales de diciembre de 2010 el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Porvenir Central. El polígono minero abarca 98 kilómetros cuadrados y rodea completamente una de las dos únicas áreas protegidas de manglares del país, el Parque Nacional Sipacate – Naranjo, que posee además de manglar otros ecosistemas asociados: esteros, humedales con herbáceas, lagunas costeras, playas arenosas y playas fangosas.

Este EIA fue impugnado por varias instituciones ecologistas, entre ellas la Escuela de Pensamiento Ecologista -SAVIA-, La Coordinadora Guatemalteca por los Manglares y la Vida, La Asociación de Vecinos para el Desarrollo Integral de Champerico, la Redmanglar Internacional y la Alianza Ciudadana por la Costa Sur.

Recientemente el Ministerio de Ambiente anunció el rechazo del EIA argumentando que los impactos negativos serían mayores que los positivos. Pero para quienes conocemos de qué son capaces las empresas mineras con tal de llegar a su fin, aún no cantamos victoria y estamos atentos a posibles recursos que presenten sus bufetes legales para revertir el dictamen que rechaza su intención de explorar y explotar en el futuro nuestras características arenas negras.

Pero la voracidad de estas compañías no tendrá un camino fácil. El sentimiento de indignación de la población costera crece cada día más y está dispuesta a todo por defender sus playas, esteros y manglares, unida en un solo grito: ¡ManglarSÍ, Minería de hierro NO!

Por Carlos Salvatierra, Secretario Ejecutivo Redmanglar Internacional,redmanglar@redmanglar.org