Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Nepal: una falsa solución para la conservación de la región de Chure y sus impactos en los pueblos del bosque

Al declarar la región de Chure como Área Protegida, los derechos de miles de Grupos de Bosques Comunitarios se vieron perjudicados. Los grupos siguen resistiendo a pesar de la violencia y del proyecto del Fondo Verde para el Clima, que aumentará las existentes tensiones sociales y en materia de tierras.

Campaña de los Grupos de Bosques Comunitarios contra el Área Protegida centralizada por el gobierno en la región de Chure. Foto: FECOFUN

En la región de Chure, ubicada entre las llanuras bajas (Tarai Madesh) del sur y las colinas medias (rango de Mahabharat) del norte, se encuentran las montañas más jóvenes de Nepal. La región abarca el 12,78% del territorio nacional (1.896.255 hectáreas) y se distribuye en 36 distritos (1). Los bosques cubren el 72,37% de esta región (1.373.743 hectáreas). Debido a las fuertes presiones de las empresas para la extracción de minerales y otras materias primas con destino a proyectos de infraestructura, la tasa anual de deforestación es muy elevada (2). Más de 50 millones de personas viven en la región de Chure y su sustento depende principalmente de la agricultura y los bosques comunitarios.

Chure es una de las principales cuencas hidrográficas para la conservación de aguas superficiales y subterráneas en la región de llanuras y tierras bajas (Tarai Madesh). Esta región también es muy valiosa por su biodiversidad, vida silvestre y hábitats así como por mantener la conectividad entre diferentes áreas protegidas de Nepal. Los pueblos indígenas y las comunidades locales dependen de esta región para su sustento y otros fines bioculturales. Pero sin tener en cuenta esto, las operaciones extractivas llevadas a cabo por las empresas han sobreexplotado estos bosques y, como consecuencia, hay un aumento diario y continuo de deslizamientos de tierra e inundaciones, lo que tiene enormes impactos en la población que vive aguas abajo de la cuenca del Chure y en sus tierras agrícolas.

La mayoría de las áreas de bosque en Chure son bosques comunitarios (alrededor del 60%) y pertenecen a uno de los 2.837 Grupos de Bosques Comunitarios, legislados por la Ley de Bosques de 1993 (ahora Ley de Bosques de 2019). Los bosques restantes están en su mayoría bajo gestión gubernamental, y un área considerable está dentro de Áreas Protegidas con los Parques Nacionales de Parsa, Chitwan, Banke y Bardia y la Reserva de Vida Silvestre de Shuklaphanta. Sin embargo, con la excusa de controlar las actividades extractivas ilegales en la región de Chure, en 2015 el Gobierno de Nepal declaró a toda la región, incluidos los bosques comunitarios, Área de Protección Ambiental, restringiendo así los derechos de tenencia de los Grupos de Bosques Comunitarios. La autoridad sobre esta Áreas Protegida ha sido otorgada a la Junta de Desarrollo de Conservación Chure-Terai Madhesh, creada por el Gobierno de Nepal a escala nacional.

De esta manera, los Grupos de Bosques Comunitarios, las empresas del sector forestal, las autoridades de las Áreas Protegidas y la Junta de Conservación Chure-Terai Madhesh, reclaman sus derechos y funciones regulatorias sobre la región de Chure. Los y las campesinas así como las personas sin tierra también reclaman derechos sobre estas tierras, bosques y fuentes de agua, que necesitan para su sustento. Y, a pesar de esto, diferentes niveles gubernamentales (a escala local, provincial y federal) le han otorgado licencias a empresas para realizar actividades extractivas en las cuencas o ríos/arroyos en esta región. Por tanto, el sector empresarial continúa extrayendo y explotando los bosques, cuencas y ríos/arroyos para su beneficio comercial. Debido a los múltiples reclamos sobre la misma región, los conflictos entre estos actores han crecido sistemáticamente en los últimos años, provocando aún mayor deforestación y degradación ambiental.

Regeneración de bosques a través de Bosques Comunitarios

De acuerdo a la Evaluación de 2014 de los Recursos Forestales de Chure, entre 1995 y 2010 se deforestaron más de 38.000 hectáreas en la región debido a la incursión de actividades extractivas, la tala ilegal y los incendios forestales. Sin embargo, la evaluación de 2015 muestra que los bosques de Nepal, incluidos los de la región de Chure, en realidad han crecido debido a las intervenciones comunitarias (3).

Según observaciones de campo y numerosos informes, resulta claro que los Grupos de Bosques Comunitarios han contribuido ampliamente a la conservación de los bosques de Chure. Entre sus acciones figuran controlar los incendios forestales, gestionar el pastoreo abierto, reducir la tala ilegal así como el tráfico de fauna y flora, y controlar la erosión del suelo mediante la regeneración natural de los bosques. Para este propósito, cada Grupo de usuarios de Bosques Comunitarios tiene su propio plan de manejo del bosque a largo plazo, que es aprobado por las Oficinas Forestales Provinciales de conformidad con la legislación forestal nacional.

La Ley de Bosques de 2019 otorga a las comunidades de los bosques el derecho a exigir cualquier parte de los bosques nacionales como bosque comunitario, teniendo en cuenta los intereses de la comunidad, su capacidad de gestión y la distancia entre la zona de bosque solicitada y el asentamiento de la comunidad. En la región de Chure, más de 350 nuevos Grupos de Bosques Comunitarios vienen exigiendo zonas específicas de los bosques restantes en función de la Ley de Bosques de 2019. Sin embargo, las Oficinas Forestales Provinciales dudan en entregar dichos bosques porque los están entregando en concesiones a empresas privadas o controladas por el gobierno para actividades de minería y tala. Estas concesiones, a su vez, generan regalías para el gobierno central.

La centralización de las Áreas Protegidas restringen derechos comunitarios

La falta de un manejo efectivo de los bosques bajo supervisión gubernamental ha llevado a tasas de deforestación muy altas en Nepal. Las actividades de extracción llevadas a cabo por las empresas van en continuo aumento para suministrar materias primas a proyectos de infraestructura a gran escala (carreteras, líneas ferroviarias, aeropuertos, represas hidroeléctricas, etc.). Después de declarar el Área de Protección Ambiental de Chure, la recién formada Junta de Conservación Chure-Terai Madhesh implementó diversas actividades de conservación. Lamentablemente, dicha Junta comenzó a restringir los derechos de tenencia del bosque de los Grupos de Bosques Comunitarios, con el pretexto de estar aplicando las leyes de protección ambiental en la región.

Por lo tanto, la Federación de Usuarios de Bosques Comunitarios (FECOFUN, por su sigla en inglés), que representa a los Grupos de Bosques Comunitarios (4), comenzó desde 2015 a organizar fuertes protestas contra el Área Protegida centralizada, movilizando a los Grupos de Bosques Comunitarios. Como resultado, en 2016 el gobierno central expidió una notificación para asegurar y respetar los derechos de tenencia del bosque de los Grupos de Bosques Comunitarios. Sin embargo, FECOFUN continúa exigiendo la destitución de la Junta de Conservación Chure-Terai Madhesh así como la eliminación del Área Protegida centralizada. Estas intervenciones del gobierno central crean numerosos obstáculos a los Grupos de Bosques Comunitarios, ya que impiden ejercer sus derechos legales, los cuales deberían estar garantizados por la Ley de Bosques de 2019.

¡El Fondo Verde para el Clima, la FAO y el gobierno promueven una falsa solución para los bosques de Chure!

El Gobierno de Nepal, junto con las agencias de desarrollo del Norte, entre ellos USAID (Estados Unidos), JICA (Japón), GIZ (Alemania) y SNV (Países Bajos), así como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y la FAO, han invertido una enorme cantidad de dinero en la región de Chure a través de agencias gubernamentales y la Junta de Conservación Chure-Terai Madhesh. Sin embargo, los resultados y productos de dicha inversión son muy bajos debido a la corrupción, la falta de transparencia y la débil gobernanza de la Junta y las agencias gubernamentales. Frente a esta situación, la Junta del Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés) aprobó en 2019 un proyecto titulado “Construcción de resiliencia en la región de Churia, Nepal (BRCRN, por su sigla en inglés)”, y el Ministerio de Bosques y Medio Ambiente (MoFE) de Nepal y la FAO serán las Entidades Ejecutoras de este proyecto. El Fondo Verde para el Clima proporcionará US 39,3 millones de dólares para este proyecto, que incluye diferentes componentes para lo que se denomina una “gestión de los recursos naturales sostenible y resiliente al clima”, tales como prácticas de uso de la tierra resilientes al clima, protección y restauración de los bosques y construcción de capacidades. (5)

Una cuestión fundamental sobre la que en gran medida se ha guardado silencio es que las empresas del sector maderero y extractivista, las agencias gubernamentales y la Junta de Conservación Chure-Terai Madhesh violan sistemáticamente los derechos humanos en la región de Chure. Las comunidades se ven privadas del acceso a los bosques para su subsistencia debido a la aplicación violenta del Área de Protección Ambiental. Además, las empresas extractivas reprimen y matan a los defensores del medio ambiente (6). No existe un mecanismo en el proyecto del Fondo Verde para el Clima que ayude a garantizar los derechos humanos ni abordar el tema de las violaciones de los derechos humanos en la región.

La Constitución de Nepal, en virtud de la Ley de Protección Ambiental de 2019 y la Política de Cambio Climático de 2019, garantiza los derechos preferenciales de las comunidades locales en los bosques. De acuerdo a esto, al establecerse un proyecto, debe haber una clara distribución de los beneficios entre las comunidades locales, un programa de adaptación basado en la comunidad y la asignación de un 80% de financiamiento a las comunidades locales durante la utilización de los fondos para el clima puestos a disposición por los mecanismos de financiamiento internacional. Lamentablemente, este proyecto ha socavado todas estas disposiciones legales y políticas nacionales. La Autoridad Nacional Designada para el Fondo Verde para el Clima (el Ministerio de Finanzas) ya ha indicado que los fondos del proyecto se proporcionarán a la Junta de Conservación Chure-Terai Madhesh a través de un “Libro Rojo” controlado por el gobierno. La Junta quiere usar el dinero del Fondo Verde para el Clima para desalojar a personas y Grupos de Bosques Comunitarios. Estos grupos y las familias sin tierra (que no tienen certificados de registro de tierras) desean mantener y fortalecer sus derechos de tenencia sobre tierras y bosques. No obstante, no existe un mecanismo de reparación de reclamos para las comunidades locales afectadas.

Hay numerosos casos jurídicos contra la Junta de Conservación Chure-Terai Madhesh relacionados con la corrupción. De ahí que sea muy probable que la Junta de Conservación también haga un mal uso del dinero del Fondo Verde para el Clima. La Junta de Conservación ha movilizado una gran cantidad de dinero para crear obstáculos cada vez mayores a la campaña de los Grupos de Bosques Comunitarios en la región de Chure. Es por eso que las comunidades exigen disolver esta Junta.

Bajo esta situación conflictiva, el proyecto del Fondo Verde para el Clima, que ya ha sido financiado, enfrentará muchos más obstáculos en su fase de implementación y aumentará las tensiones existentes sobre la tenencia de la tierra, algo que no ha sido analizado en la propuesta del proyecto.

Además, en la región de Chure, más del 50% de los hogares carecen de certificados de propiedad de la tierra y, por lo tanto, se cuentan como sin tierra. El proyecto del Fondo Verde para el Clima no ha incluido ningún componente o subcomponente para abordar los problemas de las familias sin tierra que dependen de los bosques. Por lo tanto, este proyecto tendrá un gran impacto para estas familias, ya que podrían ser desplazados durante la fase de implementación. El proyecto solo ha propuesto utilizar los Grupos de Bosques Comunitarios, que es una de sus estrategias para explotar las estructuras existentes de las comunidades del bosque en nombre de un proyecto resiliente al clima.

La región de Chure está muy afectada por las industrias extractivistas movidas por el afán de lucro, que de manera constante han sido protegidas políticamente de forma que puedan mantener sus propios beneficios comerciales. El proyecto del Fondo Verde para el Clima guarda absoluto silencio sobre esas devastadoras dificultades generadas por el sector empresarial y, en cambio, alza muy fuerte su voz para culpar a quienes dependen de los bosques, a quienes considera invasores de los bosques.

La realidad es que la mayor parte de la región de Chure está manejada por los Grupos de Bosques Comunitarios. Sin embargo, no son verdaderamente reconocidos por lo que son y representan en el proyecto del Fondo Verde para el Clima, ya que no fueron reconocidos por el Área Protegida administrada por la Junta de Conservación Chure-Terai Madhesh. Por lo tanto, las comunidades del bosque no están conformes con el proyecto financiado por el Fondo Verde para el Clima y seguirán organizándose y haciendo campañas para garantizar los derechos de sus comunidades sobre sus bosques.

Dil Raj Khanal, dilcommon@gmail.com
Asesor de políticas, Federación de Usuarios de los Bosques Comunitarios, Nepal (FECOFUN, por su sigla en inglés), Katmandú, Nepal

(1) Ministerio de Bosques y Medio Ambiente, notificación en el boletín oficial (Gazette) sobre la declaración del Área de Conservación Ambiental de Chure, con fecha 30 de junio de 2015 (Sección 64, volumen 9, parte 5)
(2) DFRS. 2014. Bosques de Chure en Nepal. Proyecto de Evaluación de los Recursos Forestales de Nepal / Departamento de Investigación y Encuesta Forestal (DFRS). Babarmahal, Katmandú, Nepal.
(3) DFRS, 2015. Estado de los bosques de Nepal. Evaluación de los recursos forestales (FRA) Nepal, Departamento de Investigación y Encuesta Forestal (DFRS). Katmandú, Nepal.
(4) Federación de usuarios de los bosques comunitarios. Nepal (FECOFUN)
(5) GCF B.24 02_Add.04 –Consideración de propuestas de financiación –Adenda IV Paquete de propuesta de financiación para FP118
(6) Actualización de la situación de los derechos humanos en Nepal, enero de 2020, Defensor de los derechos ambientales en Nepal es asesinado por protestar contra la minería ilegal