Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Stora Enso y los árboles GM: intensificando la destrucción de bosques y pueblos

Stora_Enso

El gigante finlandés-sueco de la industria forestal, Stora Enso, que es uno de los más grandes de la industria de pulpa y papel en el mundo, está también deseoso de avanzar con la investigación de árboles genéticamente modificados (GM). Su enorme extensión de plantaciones industriales a lo largo de América Latina y Asia ya ha resultado en serias violaciones ambientales y de derechos humanos (1). No obstante, un cuestionario hecho público en 2014 por el Forest Dialogue revela que la compañía busca intensificar su producción aún más, muy probablemente utilizando árboles GM (2).

El expandir sus miles de miles de hectáreas de plantaciones de árboles es el motor de negocio de Stora Enso. La empresa está construyendo en China una nueva fábrica de celulosa y otra de cartón que serán abastecidas de sus aproximadamente 90 mil hectáreas de plantaciones. Además, la compañía también cuenta con operaciones en India, Corea, Laos y Pakistán. En Uruguay, la papelera Montes de Plata, propiedad de Stora Enso junto a la empresa chilena Arauco, se abastece de unas 190 mil hectáreas de plantaciones. En Brasil, Stora Enso, junto con la empresa brasilera Fibria, es dueña de Veracel Celulose, la que cuenta con 211 mil hectáreas de tierras, de las cuales 90 mil están cubiertas con eucaliptos. También es dueña de 43 mil hectáreas de tierras en Rio Grande do Sul, con aproximadamente la mitad con eucaliptos (3). Según el cuestionario del Forest Dialogue, la empresa anticipa que va a desarrollar pruebas de campo con árboles GM en Brasil.

Con el objetivo de continuar desarrollando nuevos productos y servicios en base a la madera (4), Stora Enso está en busca de tecnologías para intensificar su producción. A pesar de que aún no cuenta con plantaciones conocidas de árboles GM, la empresa tiene claras intenciones de seguir ese camino, ignorando los peligrosos riesgos ambientales y sociales.

En el cuestionario del Forest Dialogue, el gigante forestal reconoce que los árboles GM pueden propagarse como cualquier otra especie que haya sido “mejorada” en sus programas de cultivo de eucalipto o de sus híbridos. Añadiendo que no ve “ninguna diferencia entre los posibles árboles GM y otros clones que emerjan de sus programas de cultivo”. Esto muestra como la empresa se rehúsa a aceptar los riesgos implícitos en la propagación de árboles GM, es decir, de árboles que arriesgan la contaminación genética de hábitats, afectando seriamente a la biodiversidad, que aceleran el secado de manantiales y pozos por su mayor consumo de agua debido al aumento de su tasa de crecimiento, que exponen a las poblaciones locales a peligrosos productos químicos así como a los efectos perjudiciales por inhalar la toxina Bt que produce proteínas mortales para los insectos, entre otros (6).

Stora Enso incluso afirma que no ve “ningún impacto social, positivo o negativo, que pueda ser atribuido a la tecnología de modificación genética per se”. Y continúa diciendo que  “desde una perspectiva social, pensamos que los árboles GM son iguales a otras plantaciones que surgen del programa de cultivo” ¿Ningún impacto social?

Las plantaciones industriales, con árboles GM o no, ocupan inmensas cantidades de bosques y tierras, contaminan suelos y corrientes de agua y agravan directa o indirectamente el desplazamiento de más comunidades de sus territorios, destruyendo medios de vida locales y la soberanía alimentaria. Al afirmar que no hay “ningún impacto social”, la empresa además ignora denuncias como la que se presentó en 2013 ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU por violaciones a los derechos humanos en sus plantaciones de eucalipto y prevista fábrica de cartón en China (7).

Intensificar el uso de tierras, ¿para qué?

Uno de los principales argumentos de Stora Enso para avanzar con la investigación de árboles GM es el de querer intensificar su producción, ya que, según la empresa, “la intensificación en la producción de alimentos, fibra y combustibles es necesaria para alcanzar las necesidades de la creciente población mundial”. Para ilustrar esto, la empresa pone en el cuestionario el enlace a un video sobre sus plantaciones en el estado de Bahía, Brasil, como un ejemplo “donde la producción intensiva de madera, con las plantaciones de árboles, ha estabilizado el uso de la tierra y permitido la restauración de bosques nativos”.

El video titulado “Stora Enso está salvando bosque tropical” (8) cuenta que la implementación de las plantaciones de eucalipto junto a la recuperación de una parte de sus tierras, pudo incrementar la biodiversidad. Lo que no cuenta el video es que Veracel, desde sus primeros años de funcionamiento, causó gran deforestación con los tractores y las topadoras. Tal es así, que el 17 de junio de 2008, en una histórica resolución de un tribunal federal, Veracel fue obligada a restaurar, con vegetación nativa, todas sus áreas comprendidas en las licencias de plantación de eucaliptos que fueron emitidas entre 1993 y 1996, así como el pago de una multa de más de 12 millones de dólares (9). Pero los eucaliptos siguen expandiéndose, al tiempo que continúan las denuncias en su contra por parte de las comunidades locales, agrupadas en el Foro Socio-Ambiental del Extremo Sur de Bahía y la Red Alerta contra el Desierto Verde, al ocupar territorios habitados y devastar bosques nativos (10).

“Cada año plantamos 400 hectáreas de bosque”, afirma en el video Eliane Anjos, administradora de sostenibilidad de Veracel, diciendo además que la empresa le ha enseñado a las poblaciones locales cómo relacionarse con el bosque y a manejar las semillas nativas. Más allá que hay que avisarle a la Sra. Anjos que el área plantada con monocultivos de eucalipto es mucho mayor que esa – por lo menos 10 mil hectáreas por año – y que las plantaciones no son bosques, la realidad es que las plantaciones de Veracel también se están aproximando a los territorios tradicionalmente ocupados por el pueblo indígena Pataxó, quienes denuncian una ocupación de aproximadamente 30 mil hectáreas (11). ¿Cómo puede afirmar que “está salvando el bosque tropical” una empresa con tan graves impactos negativos en los bosques nativos y para con las poblaciones locales? ¿No tendría la empresa que escuchar y aprender de las poblaciones locales lo que realmente significa un bosque y la biodiversidad que este conlleva?

“Intensificar el uso de tierras”, es decir, la idea de obtener más madera por hectárea, pareciera ser un argumento convincente para aliviar la presión sobre los bosques. Pero entonces, ¿por qué a pesar de que ya se haya intensificado la producción de madera en las últimas décadas en países como Brasil, las plantaciones de monocultivo han seguido avanzando exponencialmente?

La creciente expansión de plantaciones industriales va a la par de la creciente demanda de productos en base a la madera, sobretodo proveniente de los países del Norte, ya sea para pulpa y papel, fibra, combustibles, como “reservas” de carbono, u otros tantos fines. Al incrementar la demanda de madera, se incrementa también la presión sobre los bosques y territorios. Las modificaciones genéticas de los árboles, que les permite crecer más rápido, resistir los productos químicos y los insectos, y tener tolerancia a la congelación, por lo tanto, incrementarán las ganancias de las empresas y a su vez, la extensión de las plantaciones. La liberación comercial de árboles GM ocasionaría la pérdida de biodiversidad y de agua dulce, la desertificación de los suelos y graves impactos en la salud humana, todo lo que, directa o indirectamente, provoca la degradación y el colapso de los bosques y praderas nativos.

(1) http://wrm.org.uy/es/articulos-del-boletin-wrm/seccion1/la-campana-propagandistica-de-stora-enso-en-laos/
(2) http://theforestsdialogue.org/publication/company-responses-questionnaire-development-genetically-modified-trees
(3) http://www.storaenso.com/About-Site/Pages/Stora-Enso-in-brief.aspx
(4) Ver referencia (3)
(5) http://assets.storaenso.com/se/com/DownloadCenterDocuments/Policies_
Wood_and_Fibre_Sourcing_and_Land_Management_2012_english.pdf

(6) Ver más información en:
http://wrm.org.uy/es/files/2013/04/ArbolesGM_La_amenaza_definitva_para_los_bosques.pdf
(7) http://wrm.org.uy/es/articulos-del-boletin-wrm/seccion2/ongs-presentan-denuncia-
ante-naciones-unidas-contra-stora-enso-por-violaciones-de-derechos-humanos-en-china/

(8) http://www.youtube.com/watch?v=iwrV_yQ46Q0&list=FL3WUNpTDWw42Yms2lemkaNA&index=3
(9) http://www.wrm.org.uy/oldsite/boletin/132/opinion.html
(10) http://wrm.org.uy/es/articulos-del-boletin-wrm/seccion2/brasil-ocupacion
-de-plantaciones-forestales-de-veracel-en-reclamo-de-reforma-agraria/

(11) http://wrm.org.uy/es/articulos-del-boletin-wrm/seccion2/brasil-las-plantaciones-de-
veracel-la-usurpacion-certificada/