Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Aldeanos de Sierra Leona reflexionan sobre su futuro después de recuperar sus tierras de una empresa palmícola

Después de casi diez años de lucha contra una compañía que se apropió de tierras para la palma aceitera, un tribunal dictaminó que las tierras deben ser devueltas a las comunidades. Ahora tratan de decidir qué hacer con las filas y filas de palmas aceiteras.

Mamanka. Foto: Grain

Aldeanos del distrito de Port Loko, en Sierra Leona, están celebrando. Después de casi diez años de lucha contra una compañía que se apropió de sus tierras y las llenó de plantaciones de palma aceitera, un tribunal dictaminó que las tierras deben ser devueltas a las comunidades. Ahora tratan de identificar qué deben hacer con las grandes extensiones de tierra ocupadas por filas y filas de palmas aceiteras.

Para los aldeanos de Port Loko toda esta historia comenzó en 2009, cuando un ex soldado de las fuerzas británicas especiales llegó a Sierra Leona para adquirir tierras donde establecer plantaciones de palma aceitera a nombre de una desconocida empresa del Reino Unido, sin experiencia en agronegocios. En tres años, Kevin Godlington aseguró transacciones que abarcaban más de 200.000 hectáreas de tierras en los distritos de Pujehun, Tonkolili y Port Loko. (1) Poco después, la mayoría de estas tierras se vendieron por millones de dólares a otras compañías que establecieron allí plantaciones de palma aceitera. Las tierras de Port Loko se vendieron al Grupo Siva, una empresa con sede en Singapur, propiedad de un empresario indio multimillonario. (2)

Las transacciones realizadas por Godlington se hicieron en abierta violación de las normas internacionales más básicas relativas al consentimiento de la comunidad. En varios casos, los líderes de las comunidades pensaban que estaban firmando recibos por obsequios de Navidad cuando en realidad estaban firmando documentos que representaban la entrega de sus tierras. (3)

La aldea Mamanka, en la Jefatura de Bureh, distrito de Port Loko, es una de las comunidades que perdió sus tierras por esta maniobra. En 2009, la compañía de Godlington, Sierra Leone Agriculture Ltd, logró una transacción territorial por la que la empresa recibió 6.557 hectáreas de las tierras de la aldea, con lo cual la comunidad quedó sin tierras para producir sus alimentos. La transacción fue parte de un negocio mayor por 41.582 hectáreas que involucraba a varias otras aldeas del distrito. Un año más tarde, el Grupo Siva compró el 95% de Sierra Leone Agriculture Ltd, y Goldington mantuvo una participación del 5%. (4)

En agosto de 2018, las organizaciones GRAIN, WRM y Bread for All acompañaron a líderes comunitarios de las zonas afectadas por las plantaciones de palma aceitera en África occidental y central, a una visita realizada a la aldea Mamanka, como parte de un taller (5) organizado por la red de Sierra Leona SiLNoRF (sobre el derecho a la alimentación), Women’s Action for Human Dignity (WAHD) y otras organizaciones.

Trajimos con nosotros una copia de la transacción de tierras firmada por Sierra Leone Agriculture Ltd. (6) Para nuestra sorpresa, ésa era la primera vez que los aldeanos accedían a una copia del acuerdo. Cuando la vieron se dieron cuenta rápidamente de que era un fraude. Nos dijeron que ninguna de las autoridades locales de su comunidad había firmado el acuerdo, y algunas de las firmas eran de personas que ni siquiera eran propietarios de tierras en la zona. Los aldeanos también contaron que se habían opuesto al proyecto cuando fue presentado, y que los amenazaron e intimidaron cuando trataron de impedir pacíficamente que la empresa ocupara sus tierras.

Los aldeanos también nos contaron que la empresa les había hecho numerosas promesas, tales como buenos trabajos y escuelas para los niños, y que ninguna de estas promesas se materializó. Solo unos pocos de ellos fueron contratados por la empresa desde que comenzó sus actividades, y hacía casi un año que había dejado de pagarles sus salarios. Cuando visitamos otras aldeas cercanas afectadas por la misma transacción de tierras, contaron historias similares acerca de cómo la compañía no había cumplido sus promesas y la forma en que la pobreza y la inseguridad alimentaria habían aumentado en la zona.

Las mujeres de la aldea Mamanka que participaron en las reuniones de líderes de Port Loko quedaron conmovidas por las historias que escucharon de las comunidades de otras partes de Sierra Leona y de otros países africanos afectados por las empresas de plantaciones de palma aceitera. Se dieron cuenta de que sus comunidades no estaban solas en su sufrimiento y que se podían adoptar medidas para reclamar sus tierras.

Al final de las reuniones, las mujeres y otros participantes de Mamanka acordaron realizar un conjunto de demandas claras a la empresa: la devolución de sus tierras; el pago de los salarios impagos y de la renta; y la anulación del contrato de arrendamiento de la tierra. Las 36 organizaciones que participaron en la reunión firmaron una declaración que respalda estas demandas.

Según Yarbom Kapri Dumbuya (antes Mamusu Dumbuya), jefa de la aldea Mamanka, la lucha por la recuperación de sus tierras se intensificó después de estas reuniones. “Aprendimos mucho de las experiencias compartidas con otras mujeres de todo el país y de África”, dijo a Aminata Finda Massaquoi, de radio Culture, durante una visita a la aldea en noviembre de 2018.

Su lucha finalmente llamó la atención de una organización de derechos legales, NAMATI. Integrantes de la organización visitaron la comunidad y acordaron proporcionarles representación legal para llevar a la empresa a los tribunales. Después de varias audiencias judiciales, el tribunal falló a favor de la comunidad, ordenando a Sierra Leone Agriculture Ltd devolver todas las tierras a las aldeas de Port Loko y pagarles US $ 250.000 por rentas impagas. (7)

Hablando entre lágrimas, las mujeres de la aldea Mamanka transmitieron a Aminata el alivio que sentían de poder volver a pisar sus tierras agrícolas sin ser acosados. Agradecieron a todos aquellos que los han apoyado durante su lucha.

Sin embargo, aún quedan muchos desafíos para la comunidad. La empresa les dejó un pozo peligroso, a medio terminar, y ahora aproximadamente 1.500 hectáreas de sus tierras están ocupadas por palmas industriales. Los aldeanos de Mamanka no están seguros de lo que deben hacer con estas plantaciones. ¿Deberían tratar de quitar las palmas aceiteras y producir otros cultivos alimenticios? ¿Deberían formar una cooperativa para producir su propio aceite de palma? ¿Hay alguna manera de integrar los dos?

Una empresa que podría ponerse en contacto con los aldeanos de Port Loko para tratar de incitarlos a firmar una nueva transacción es la compañía holandesa Natural Habitats. No solamente tiene plantaciones de palma aceitera en el país sino que también desarrolla sistemas de contratos de cultivo con agricultores para producir aceite de palma orgánico certificado. Por esta razón, a veces se dice que esta compañía es mejor que las grandes empresas de plantaciones. Pero los aldeanos de Port Loko deben tener cuidado. ¡Kevin Godlington, la misma persona que orquestó la transacción que les robó sus tierras hace diez años, es el Jefe de Operaciones de Natural Habitats! (8)

La valerosa victoria de los aldeanos de Port Loko que les permitió recuperar sus tierras constituye una inspiración para las comunidades afectadas por plantaciones de palma aceitera en toda África y el mundo, algunas de las cuales también luchan contra el acaparamiento de tierras por parte del Grupo Siva. Ahora comienza una nueva lucha de las comunidades de Port Loko para asegurarse no perder nunca más el control sobre sus tierras.

Este artículo se basa parcialmente en un informe de Aminata Finda Massaquoi sobre su visita a la aldea Mamanka en octubre de 2018.

(1) Las distintas transacciones de tierras pueden verse aquí
(2) GRAIN, Alimentando al 1 por ciento, 7 de octubre de 2014
(3) Caitlin Ryan, “Large-scale land deals in Sierra Leone at the intersection of gender and lineage“, Third World Quarterly, Vol. 39, 2018
(4) Entrevista realizada por Joan Baxter para GRAIN, 2013
(5) Declaración de Porto Loko: Women say “We Want our Lands Back!
(6) La transacción de tierras puede verse aquí.
(7) Cooper Inveen, “Sierra Leone ruling against palm oil company will empower communities – campaigners,” Reuters, 12 November 2018
(8) https://www.natural-habitats.com/about/team/