Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Green Resources Mozambique: ¡Más promesas falsas!

Green Resources Mozambique es una empresa de monocultivos de árboles que forma parte de Green Resources S.A. Con capitales mayormente noruegos y con más de 80 accionistas, Green Resources S.A. fue establecida en 1995 y es considerada la mayor empresa de monocultivos de árboles en África, excluyendo Sudáfrica. Está presente en tres países africanos (Mozambique, Tanzania y Uganda) con diez plantaciones: Bukaleba y Kachung en Uganda; Lindi, Idete y Mnyera en Tanzania; y Niassa Green Resources, Chikweti, Lúrio Green Resources, Tectona y Ntacua en Mozambique.

Según Green Resources Mozambique, los objetivos que orientan sus plantaciones de monocultivos son: i) establecer y administrar en forma sustentable las plantaciones de árboles comerciales con el fin de generar productos forestales para uso interno y de exportación (producción de energía, tableros de partículas y celulosa, madera aserrada y postes de transmisión); ii) captación de carbono; iii) conservación de los bosques naturales y la biodiversidad; iv) desarrollo económico y social de las áreas y comunidades abarcadas. Pero la realidad en el terreno muestra lo contrario: innumerables conflictos por la tierra, usurpación de la tierra comunitaria que se utilizaba en la mayoría de los casos para la producción de alimentos, establecimiento de plantaciones junto a ríos y fuentes de agua, junto a caminos y viviendas y en zonas de bosque nativo, entre muchas otras cuestiones.

Las situaciones de conflicto entre las comunidades y Green Resources no ocurren solo en Mozambique. Son varios los estudios que también señalan serios conflictos de tierra entre la empresa y las comunidades en Uganda y Tanzania. Por ejemplo, en 2012, la National Association of Professional Environmentalists (Asociación Nacional de Ambientalistas Profesionales – Amigos de la Tierra Uganda) llevó a cabo un estudio que presenta el panorama general de los conflictos en Uganda entre la empresa y las comunidades locales. Este estudio describe que en Uganda, Green Resources, a través de su sucursal Busoga Forestry Co Ltd, destruyó entre 8.000 y 10.000 hectáreas de bosque nativo en Bukalega para convertirlas en plantaciones de pino y eucalipto. Cerca de 8.000 personas de 13 aldeas de la misma región fueron expulsadas de sus tierras, alegándose que habrían ocupado ilegalmente la región durante la agitación política de los años 1975-1985 (1).

Por otro lado, un informe de la ONG TimberWatch de 2011 señaló los siguientes impactos en las plantaciones de Green Resources en Tanzania: “comunidades desplazadas que están perdiendo su tierra, malas condiciones laborales, destrucción de la biodiversidad de la que dependen las comunidades para obtener su alimento, combustible y medicinas, disponibilidad reducida de agua, así como muchos otros efectos directos e indirectos que impactan negativamente en el modo de vida de las comunidades afectadas” (2).

Luchas contra Green Resources en Mozambique

En setiembre de 2016, las organizaciones mozambiqueñas de la sociedad civil Justiça Ambiental, Livaningo y União Nacional de Camponeses (Unión Nacional de Campesinos) publicaron el estudio “El avance de las plantaciones forestales en los territorios de los agricultores en el Corredor de Nacala: el caso de Green Resources Mozambique” (3). En el marco de esta iniciativa, las tres organizaciones también produjeron un breve documental que ilustra la situación de las comunidades afectadas por los conflictos territoriales con Green Resources Mozambique (4). Además, se elaboró una petición en forma conjunta con el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales que contó con 12.332 firmas de particulares y de organizaciones nacionales y extranjeras, y que fue presentada a las empresas Green Resources en Noruega y Portucel/The Navigator Company en Portugal, así como a instituciones gubernamentales mozambiqueñas, particularmente el Ministerio de la Tierra, Ambiente y Desarrollo Rural y el Ministerio de Agricultura y Seguridad Alimentaria. La principal demanda de esta petición es que las empresas Green Resources y Portucel, así como todas las demás empresas que pretenden obtener grandes extensiones de tierra fértil para monocultivos de árboles en el este y el sur de África, devuelvan la tierra a las comunidades locales, de modo de resolver los actuales conflictos territoriales e impedir nuevos conflictos. En esta petición exigimos que el gobierno de Mozambique asegure que realmente se cumpla la Ley de Tierras y garantice que los derechos de las comunidades a la tierra, el agua y los alimentos se respeten debidamente.

Hasta el momento no hemos recibido ninguna respuesta formal a nuestra petición. Recientemente tuvimos conocimiento de que Green Resources respondió nuestra petición a través de su página en internet (5). Como se puede comprobar, esta respuesta tiene poco o nada de nuevo, aunque aporta un dato interesante. Uno de los argumentos para el establecimiento de monocultivos de árboles ha sido el uso de tierras degradadas y marginales, que sabemos no corresponde con la realidad. En esta respuesta, Green Resources confirma que necesita tierras fértiles para sus plantaciones… ¡y nosotros necesitamos producir comida señores!

Desde el lanzamiento público del estudio en 2016, las organizaciones mencionadas han tenido dos encuentros con Green Resources Mozambique, con la mediación de la Embajada de Noruega, que en nada contribuyó a la resolución de los conflictos. En estos encuentros el estudio fue severamente criticado, tanto por la empresa como por los representantes de la Embajada, de quienes se esperaba una postura imparcial. Entre tanto, ninguno fue capaz de justificar o fundamentar las críticas presentadas ni las razones de tanta indignación. Es importante reconocer que la empresa aseguró en ambos encuentros estar abierta a la discusión de las cuestiones presentadas en el estudio; sin embargo, eso no sucedió en ninguno de los dos encuentros. Durante la elaboración del estudio se contactó a representantes de Green Resources Mozambique, quienes se limitaron a refutar toda información sobre conflictos o mala conducta de la empresa sin fundamentar ni presentar la documentación que podría esclarecer algún equívoco. Los consultores a cargo del estudio solicitaron a la empresa una serie de documentos, tales como las actas de las consultas comunitarias o los procesos de adquisición de Derechos de Uso y Aprovechamiento de la Tierra (DUATs). A pesar de que la empresa ha argumentado un sinnúmero de veces de que todo lo ha hecho de acuerdo con la ley nacional y que guarda registro de todo, no pudimos acceder a los documentos requeridos y se nos aconsejó que los solicitáramos al gobierno.

Esta estrategia ya ha sido bastante utilizada por las empresas: afirmar que éstas no tienen la responsabilidad de facilitar información y que los interesados deben de solicitarla al gobierno, que sí tiene la responsabilidad de asegurar el acceso a la información. Entre tanto, a pesar de innumerables pedidos y ninguna negativa oficial, aún no hemos podido acceder a los documentos.

Confrontando financiadores en Noruega y Suecia

Dada que la mayoría de las situaciones de conflictos de tierra, de quejas referidas al proceso de compensaciones y de la insatisfacción de las comunidades afectadas aún quedan por resolver, y dada la difícil comunicación y acceso a la información, las organizaciones decidieron presentar y discutir estos temas en Noruega, país de origen de la empresa, y en Suecia, debido a la relación con la empresa de plantaciones de árboles Chikweti, empresa adquirida por Green Resources.

Fue en este marco que una delegación compuesta por representantes de Justiça Ambiental (JA!), Livaningo, la Unión Nacional de Campesinos (UNAC), la Unión Provincial de Campesinos de Niassa (UPC Niassa), así como representantes de las comunidades de Meparara, Namacuco y Lanxeque, distrito de Ribaué, provincia de Nampula, estuvieron en Noruega entre el 26 y el 29 de setiembre de 2017, donde mantuvieron encuentros con el Fondo Noruego de Inversión para Países en Desarrollo (Norfund), la Agencia Noruega de Cooperación al Desarrollo (Norad), parlamentarios noruegos y diversas organizaciones de la sociedad civil. En estos encuentros la delegación presentó los principales resultados del estudio y se discutieron los conflictos con las comunidades locales así como la forma en que estos actores podrían intervenir en su resolución, sin dejar de lado los intereses económicos que tienen estos países en este tipo de inversiones.

En el encuentro con Norfund, uno de los financiadores de Green Resources Mozambique, nos enteramos de que la certificación del FSC (Consejo de Manejo Forestal) para las plantaciones en la provincia de Nampula había sido suspendida. La certificación del FSC, de la que Green Resources Mozambique se jacta cada vez que se ve confrontada con los innumerables problemas con las comunidades, fue en realidad suspendida a partir de mayo de 2016 debido a la cantidad de problemas detectados (6).

Los representantes de Norfund se mostraron bastante preocupados con los resultados del estudio y sobre todo con los testimonios de los representantes de las comunidades, aunque para ellos la situación no era nueva, ya que ya tenían conocimiento de estas cuestiones. Es importante destacar que la preocupación de Norfund no se relaciona necesariamente con la situación de conflictos con las comunidades locales sino con la dimensión del valor invertido en Green Resources y con su necesidad de retorno de ese valor. Los motivos parecen ser exclusivamente de interés económico y hay mucho interés en asegurar que la empresa se recupere. Norfund parece creer que las plantaciones de monocultivos traen el tan publicitado “desarrollo” y cree también que al financiar este tipo de inversión en países pobres está realmente apoyando al desarrollo de ese país, como cree que es el caso en Mozambique. Un hecho curioso (y contradictorio) es que mencionaron el ya haber recibido un sinnúmero de informes que relatan conflictos y problemas con Green Resources, tanto de Mozambique como de las plantaciones en Uganda y Tanzania.

Es lamentable la falta de transparencia de Green Resources Mozambique, al mencionar la certificación del FSC cada vez que fue confrontada, pero que en ningún momento esclareció de que dicha certificación había sido suspendida ya desde 2016.

La certificación del FSC es utilizada por las empresas como sello de calidad que pretende asegurarle al consumidor de que la madera que adquiere proviene de bosques explotados de forma socialmente justa, económicamente viable y ambientalmente adecuada. Sin embargo, la credibilidad de este proceso ha sido largamente cuestionada debido a varios casos en los que, a pesar de haberse informado sobre conflictos graves con comunidades locales y asuntos ambientales serios, las empresas lograron mantener la certificación. Otro aspecto que ha contribuido bastante a la pérdida de credibilidad de la certificación del FSC es la inclusión de plantaciones de árboles en el proceso de certificación, a pesar de la inmensa oposición que han recibido los proyectos de este tipo debido a los impactos negativos que ocasionan.

La delegación también se reunió con un representante de Green Resources en Noruega, a cuyo juicio el proceso de compensaciones y de adquisición de tierras había sido un éxito. Presentamos las cuestiones más urgentes y quedó claro que no compartimos la misma opinión respecto a la forma en que se llevaron a cabo los procesos en las comunidades locales, pues según esta persona todo había sido hecho de acuerdo con la ley y todas las compensaciones habían sido debidamente calculadas, negociadas y pagadas. Está claro que no disponíamos de la misma información. Le entregamos copias de los comprobantes de pago de las compensaciones para que viera los valores que habían sido pagados, así como copias de las fichas donde figura la información sobre las áreas de producción agrícola y la cantidad de árboles. Estos documentos no dejan duda de que hay materia para discutir y de que existen varias situaciones que requieren una solución urgente. Fue posible confirmar con el representante de Green Resources, que Lúrio Green Resources tiene la certificación del FSC suspendida. Es importante destacar que Green Resources Mozambique se refirió en innumerables ocasiones a la certificación como prueba de que se había cumplido con todos los procedimientos y todo funcionaba de la mejor forma posible, sin mencionar en ningún momento que dicha certificación había sido suspendida.

Otro asunto que ha sido motivo de un sinnúmero de discusiones entre las comunidades locales y la empresa son las promesas que se hicieron durante las consultas comunitarias y que de hecho fueron la principal razón de que muchos miembros de las comunidades hayan aceptado ceder sus tierras. Hasta ahora, Green Resources se ha desentendido de estas promesas, alegando que las comunidades comprendieron mal y que la infraestructura social es responsabilidad del gobierno y no de las empresas. Curiosamente, en el Informe Público de Certificación Forestal Woodmark consta como una de las cuestiones problemáticas, que requiere de atención por parte de la empresa, que “durante las consultas con las comunidades, comités y dirigentes se mencionó repetidamente que LGR [Lúrio Green Resources] prometió construcciones de infraestructura social con inclusión de escuelas, pozos de agua y puestos de salud. Estas promesas aún no han sido cumplidas. Los administradores de la empresa dicen que van a cumplir con los compromisos por etapas y de acuerdo con las prioridades. Como prueba, la empresa mostró un contrato con BJ Drilling Lda para la perforación de siete pozos de agua en los tres distritos donde operan. LGR deberá asegurar que las expectativas de la comunidad son atendidas y que el progreso y los planes para cumplir con los compromisos sociales serán comunicados con regularidad”.

Otro dato que para nosotros es nuevo está relacionado a la actual situación financiera de la empresa. Según información confirmada durante la reunión con el representante de Green Resources en Noruega, la empresa está atravesando graves dificultades financieras. Esa sería la razón principal para no haber llevado a cabo aún los proyectos sociales, que incluyen las innumerables promesas que han sido constantemente citadas y en cierta forma negadas por Green Resources Mozambique, alegando que se trata de expectativas fuera del control de la empresa y no de promesas, como lo han afirmado siempre las diversas comunidades consultadas.

¿Cuál es la dimensión de esta crisis financiera de Green Resources en Mozambique? ¿Cuál es la estrategia de la empresa para resolver su situación financiera sin perjudicar aun más a las comunidades locales? y ¿cómo podrá cumplir con sus obligaciones hacia las comunidades afectadas con esa situación financiera? Nos preguntamos si existe una estrategia de salida en caso de quiebra y percibimos que en ese caso, todo quedaría en las manos de los bancos… ¡No hay ninguna estrategia!

En todos los encuentros realizados en Noruega y Suecia quedó claro que a pesar de que no estemos de acuerdo en todo, hay espacio para discutir los conflictos entre la empresa y las comunidades afectadas y que estos conflictos existen. Estos son el resultado de procesos mal conducidos y de la aplicación selectiva de la ley, y se van agravando con el correr de los años por la falta de sensibilidad, la arrogancia en su tratamiento, la flagrante desigualdad de poder entre los inversores y las comunidades locales en los procesos de negociación, así como por la ambición de acumular más y más tierras, compitiendo con la producción de alimentos, en un país que a pesar de afirmar que la agricultura es la base del desarrollo, viene promoviendo cada vez más inversiones que requieren grandes extensiones de tierra y que alejan a cada vez más campesinos de sus tierras.

¡La lucha continúa!

Justiça Ambiental, https://ja4change.wordpress.com/

(1) National Association of Professional Environmentalists – NAPE (FoE Uganda), A Study on Land Grabbing Cases in Uganda, 2012,
https://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/Full_Report_3823.pdf
(2) Timberwatch Coalition, CDM Carbon Sink Tree Plantations. A case study in Tanzania, 2011, http://globaljusticeecology.org/files/CDM%20plantations%20report.pdf
(3) Justiça Ambiental, Livaningo e a União Nacional de Camponeses, “O Avanço das Plantações Florestais sobre os Territórios dos Camponeses no Corredor de Nacala: o caso da Green Resources Moçambique”, 2016,


(4) https://www.youtube.com/watch?v=jPU9ydB4b2U
(5) Respuesta disponible en: http://www.greenresources.no/News/ID/60/Green-Resources-GR-Responds-to-Open-Letter-Calling-for-an-end-to-the-expansion-of-forest-plantation-activities
(6) Lurio Green Resources SA. License Code: FSC- C110223. Véase: https://info.fsc.org/details.php?id=a0240000008hYgcAAE&type=certificate#result

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *