Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Tailandia. La imposición de los parques nacionales: la lucha del pueblo Karen por sus bosques y su supervivencia

En enero de 2021, el pueblo indígena Karen de Bang Kloi regresó a sus bosques ancestrales de Kaeng Krachan, después de años de despojo por la creación del Parque Nacional Kaeng Krachan. Las comunidades Karen de todo el país se movilizan en solidaridad con el derecho de las comunidades de Bang Kloi a regresar a su hogar.

Comunidad Karen lleva a cabo una ceremonia tradicional para proteger su bosque el 16 de diciembre 2020 Foto: Wanpen Pajai / Globe

En enero de 2021, el pueblo indígena Karen de Bang Kloi regresó a su hogar ancestral en lo profundo de los bosques de Kaeng Krachan, en Tailandia, después de años de despojo y al borde de la hambruna. La creación del Parque Nacional Kaeng Krachan en 1981, significó el comienzo del despojo del pueblo Karen de Bang Kloi. Desde entonces han luchado por su derecho a vivir en sus territorios originales. Además de la situación insoportable que enfrentan en la zona donde fueron reubicados, la pandemia del Covid-19 dejó en claro que regresar a su hogar era la única respuesta para sobrevivir.

La situación en los bosques de Kaeng Krachan en este momento es cuanto menos tensa. Mientras las comunidades Karen se movilizan en todo el país, las autoridades del Parque Nacional han denunciado a las comunidades Karen de talar parcelas de bosques, en un intento por profundizar el prejuicio que las acusa de ser destructoras de los bosques. Sin embargo, para el pueblo Karen, el regreso a su hogar ancestral no es solo una cuestión de supervivencia. También forma parte de su esfuerzo por restaurar su vida cultural, su identidad y su dignidad.

Parques nacionales = despojo y violencia

El pueblo Karen de Bang Kloi ha practicado la agricultura itinerante durante generaciones -cultivando una zona antes de pasar a la siguiente para darle tiempo al suelo a reponerse-, junto con la pesca y la recolección de alimentos. Bang Kloi se encuentra en la espesura de los 2.915 km2 de bosque que hoy está categorizado como Parque Nacional Kaeng Krachan, a lo largo de la frontera con Myanmar. Desde la designación del Parque Nacional ha habido reiterados conflictos entre el pueblo indígena Karen y las autoridades estatales.

El Departamento de Parques Nacionales, Vida Silvestre y Conservación Vegetal de Tailandia acusa a las comunidades Karen de ser invasores ilegales. Sus prácticas agrícolas de rotación son vilipendiadas como una forma de deforestación, a pesar que esas mismas prácticas son las que han mantenido saludable al bosque de Kaeng Krachan por generaciones.

Un momento crucial fue cuando en 1996 los funcionarios del Parque Nacional quisieron sacar a los indígenas Karen de los bosques. Cincuenta y siete familias Karen, 391 personas, que vivían en Bang Kloi, fueron reubicadas río abajo, en Ban Pong Luek-Bang Kloi. Prometieron darles tierras, pero esas promesas nunca se concretaron, por lo cual muchas familias regresaron a sus territorios ancestrales.

En 2011, el entonces jefe del Parque, Chaiwat Kimlikitaksorn, dirigió un equipo de soldados y guardaparques armados que incendiaron las casas y los graneros de arroz de los Karen, acusándolos de ser traficantes de drogas e invasores ilegales. Causaron daños a 98 viviendas. Estos hechos fueron presentados en Tailandia como una operación contra amenazas a la “seguridad nacional”.

Los habitantes del bosque huyeron asustados de regreso al reasentamiento. Lo que siguió fue más violencia, asesinatos y amenazas.

Cuando el defensor de los habitantes del bosque, Tatkamon Ob-om, denunció lo que realmente había sucedido en Bang Kloi, fue asesinado a tiros. El entonces jefe del Parque fue arrestado pero finalmente lo liberaron porque no se pudo encontrar el arma.

Además, Porlajee “Billy” Rakchongcharoen, un joven Karen activista por los derechos a la tierra, que ayudó a los Karen de Bang Kloi a llevar adelante un caso contra Chaiwat y quien fue un testigo clave para el caso judicial, desapareció misteriosamente en 2014, después de ser detenido por los guardaparques y por Chaiwat por recolectar miel silvestre.

Dos testigos que declararon que Chaiwat había liberado a Billy después de un breve arresto, confesaron más tarde que los funcionarios del parque les habían dicho que mintieran. Cinco años después, en 2019, el Departamento de Investigación Especial encontró fragmentos del cráneo de Billy en un bidón de aceite cerca de la oficina del Parque. Pero Chaiwat no fue acusado, con el argumento de que no habían pruebas suficientes.

Mientras tanto, el Tribunal Administrativo Supremo dictaminó que las autoridades del Parque habían violado la ley al incendiar las casas de los indígenas Karen y destruir sus pertenencias. El tribunal también le dijo a las autoridades del Parque que si el pueblo Karen vivía en el bosque antes de que la zona se convirtiera en Parque Nacional, sus derechos sobre la tierra debían ser respetados. Pero las autoridades forestales hicieron oídos sordos. Continuaron los desalojos en el bosque, mientras a Chaiwat lo siguieron promoviendo.

En respuesta a la decisión de la Corte, el Departamento de Parques Nacionales, Vida Silvestre y Conservación Vegetal elaboró una Ley de Parques Nacionales mucho más violenta. La Ley fue aprobada rápidamente por la Asamblea Legislativa Nacional en 2019 y fue aprobada justo antes de que se disolviera la asamblea instalada por los militares.

La nueva Ley de Parques Nacionales otorga a los funcionarios de estos Parques más poder que a los soldados en el marco de un decreto de emergencia. Esto significa, entre otras cosas, que amparados en la urgencia, pueden entrar y destruir en cualquier momento las casas de los habitantes del bosque sin necesidad de investigar nada. Además, la pena máxima de cárcel para los “invasores del bosque” fue aumentada a 20 años, y también pueden enfrentar multas de hasta dos millones de baht (más de 65.000 dólares). Al insistir en que los bosques deben estar “libres de humanos”, la ley declara de ilegal a millones de personas que han estado viviendo en los bosques por generaciones.

En consecuencia, las comunidades Karen deben enfrentar constantes litigios en su contra por acusaciones de usurpación, lo que las obliga a reubicarse a medida que sus tierras se ven consumidas dentro de los parques nacionales.

En agosto de 2020, sin perder la esperanza y la fuerza para luchar por sus bosques, los indígenas Karen de Bang Kloi enviaron una carta al Grupo de Trabajo Estratégico de Recursos Naturales y Conservación del Medio Ambiente, lo que llevó al Asesor del Grupo de Trabajo a visitar el área y escuchar a las comunidades. Se reveló cómo los pobladores han estado sufriendo por la falta de tierras así como por un acceso extremadamente difícil a cualquier medio de vida. Pero esto no significó ningún avance.

El 8 de diciembre de 2020, el pueblo Karen de Bang Kloi envió una carta al Ministro de Recursos Naturales y Conservación del Medio Ambiente esperando una acción concreta para resolver sus problemas, pero no hubo respuesta.

En consecuencia, y luego de muchos intentos por restablecer sus derechos a vivir en su territorio, el 9 de enero de 2021, miembros de la comunidad Bang Kloi regresaron a su hogar ancestral para continuar con su agricultura itinerante, luego de haber sido desalojados por la fuerza en 1996 y 2011. Otro motivo esencial para su regreso fue poder realizar un ritual por el espíritu del líder Karen, el Abuelo Ko-I, quien nació en el bosque Kaeng Krachan en 1912. Era fundamental que sus descendientes usaran arroz de allí para alimentar a las personas que participaron en la ceremonia. Esto haría que el espíritu del abuelo Ko-I ascendiera de acuerdo con sus creencias.

A pesar de estos conflictos y actos de violencia, el gobierno de Tailandia planea presentar a mediados de 2021 la última solicitud para darle al Parque Nacional Kaeng Krachan el estatus de Patrimonio de la Humanidad, algo que se pospuso debido a los conflictos en curso con el pueblo Karen.

Es hora de que el pueblo Karen de Bang Kloi recupere su derecho a regresar y vivir en su territorio. No solo luchan por un espacio de bosque donde vivir. Luchan por justicia y dignidad.

Referencias
Video sobre la lucha del Abuelo Koj y el Pueblo Karen en los bosques de Kaeng Krachan (en tailandés con subtítulos en inglés)
Declaración pública – Restore rights and human dignity of Bang Kloy ethnic Karen who want to return to Bang Kloy Bon and Jai Pandin
Bangkok Post, Last-ditch fight against forest tyranny, February 2021, https://www.bangkokpost.com/opinion/opinion/2060315/last-ditch-fight-against-forest-tyranny
Globe, As Thai forest aims for UNESCO status, Karen community pushed to the margins, https://southeastasiaglobe.com/karen-kaeng-krachan-unesco/